Disfruta de la Dieta Mediterránea

Disfruta de la Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea es una de las mejores dietas del planeta. Está comprobado científicamente que con su consumo aumentamos el “colesterol bueno” y reduce el “colesterol malo”, además es rica en fibras y antioxidantes.

A continuación te explicamos cómo elaborar un menú mediterráneo completo, toma nota y haz tu propio menú semanal con las indicaciones que te damos ;)

DESAYUNO. Ya hemos dicho en numerosas ocasiones que es la comida más importante del día, y es que nos permite que rindamos física e intelectualmente durante el resto del día. En nuestro desayuno mediterráneo debemos incluir:

  • Un lácteo: leche, yogur o queso.
  • Una pieza de cereales: pan integral, galletas integrales o cereales de desayuno.
  • Un zumo natural o una pieza de fruta.

MEDIA MAÑANA. A media mañana debemos comer algo si no queremos llegar a la hora de la comida con mucha hambre. Estos son algunos alimentos para media mañana que puedes incluir en tu dieta mediterránea (elige sólo una opción cada día):

  • Una pieza de fruta y un yogur desnatado.
  • Un café con leche y una tostada de pan integral con aceite de oliva y tomate.
  • Un zumo de frutas y un bocadillo de pan integral de queso y tomate.
  • Un yogur de frutas desnatado y una barrita de cereales.

COMIDA. Es conveniente incorporar en la comida alimentos de los diferentes grupos. Elige una opción de todas las que tienes (recuerda no freír nada, todo a la plancha):

  • Una ración de arroz, pasta, patatas o legumbre.
  • Una guarnición de ensalada o verduras.
  • Una ración de carne, pescado o huevo.
  • Una pieza de pan.
  • Una pieza de fruta.
  • Para beber: agua.

MERIENDA. La merienda no debe aportarnos muchas calorías ya que únicamente sirve para que no lleguemos a la hora de la cena con demasiada hambre. Elige cada día únicamente una opción:

  • Una pieza de fruta o un zumo de fruta.
  • Un vaso de lecho o un yogur desnatado.
  • Un bocadillo.

CENA. Debemos consumir los alimentos de la pirámide que no se hayan consumido en la comida, teniendo en cuenta que deben ser alimentos fáciles de digerir para poder dormir bien. Podemos incluir:

  • Una ensalada o una ración de verduras cocidas.
  • Un plato pequeño de arroz, pasta, patatas o legumbre.
  • Pescado, huevo o una pequeña porción de carne.
  • Una pieza de pan integral.
  • Una pieza de fruta.
  • Un yogur desnatado.

Así que ya sabes, ¡disfruta de nuestra maravillosa Dieta Mediterránea aunque estés a dieta!

Categoria: Menús diarios

Sobre el autor

Marta

La clave está en quererse a uno mismo

Comentarios

Escribe un comentario

Tu email no será publicado.
Los campos obligatorios están señalados*

Puntuacion *